La legenda del Caimán de la Fuensanta

Por Ismael Frías

El 6 septiembre 2023
Categoría: Leyendas
El 8 de septiembre, los cordobeses celebran el día  a la Virgen de la Fuensanta, la patrona de la ciudad. Sin embargo, entre las numerosas historias que rodean a este lugar sagrado, una de las más singulares es la del caimán disecado que cuelga en el pórtico lateral exterior del santuario. La leyenda cuenta que […]

El 8 de septiembre, los cordobeses celebran el día  a la Virgen de la Fuensanta, la patrona de la ciudad. Sin embargo, entre las numerosas historias que rodean a este lugar sagrado, una de las más singulares es la del caimán disecado que cuelga en el pórtico lateral exterior del santuario.

La leyenda cuenta que durante una crecida del río Guadalquivir, hace muchos años, apareció este sorprendente animal. En aquel entonces, el santuario se encontraba en las afueras de la ciudad, rodeado por huertas y propensas a las inundaciones del río.

Según la narrativa popular, este caimán era una criatura temible que sembraba el terror entre los vecinos de las huertas. Con su imponente tamaño y astucia, acechaba entre los cañaverales, esperando el momento adecuado para atacar a sus víctimas desprevenidas.

La historia da un giro cuando un valiente veterano de guerra, a pesar de su cojera que lo obligaba a usar una muleta, decidió enfrentarse al caimán. Comenzó observándolo desde la distancia, estudiando sus movimientos con atención. Luego, en una mañana determinante, encomendó su misión a la Virgen de la Fuensanta y puso en marcha un plan audaz.

El hombre tendió una trampa al caimán, colocando un trozo de carne cerca de unos arbustos, mientras se ocultaba entre ellos. Cuando el animal se aproximó para devorar la carnada, el hombre clavó su muleta en la garganta del caimán. Se desató una feroz lucha en la que el caimán intentó morder al hombre, pero finalmente, con determinación y valentía, logró su cometido: derrotó y mató al caimán, que luego fue disecado.

Como un gesto de gratitud y devoción, el hombre ofreció al caimán disecado a la Virgen de la Fuensanta, colocándolo en los muros del santuario. Desde entonces, esta peculiar reliquia ha sido un punto de visita obligada para los fieles que acuden al santuario el 8 de septiembre.

Sin embargo, vale la pena mencionar que, aunque esta es la versión popular de la historia, la realidad es que el caimán es un exvoto traído por un cordobés que viajó a América. Este curioso símbolo representa la propagación de la devoción a la Fuensanta hasta el Nuevo Mundo, al igual que el Cristo de caña hecho en México que se encuentra en el interior del templo. Estas historias únicas contribuyen a enriquecer aún más la rica tradición del Santuario de la Virgen de la Fuensanta en Córdoba.

Descubre nuestros tours

Si estás de visita o vienes a Córdoba, descubre la ciudad con nuestros guias e interpretes del patrimonio y nuestros Tours.
¡Temporalmente todos son Freetour!

Artículos relacionados

El mito del nombre de Medina Azahara

El mito del nombre de Medina Azahara

Entre los mitos más populares de este conjunto arqueológico y de Córdoba, se encuentra el mito del origen del nombre de Medina Azahara. Descubre con nosotros este mito que cualquier oriundo de Córdoba conoce, y que persiste como idea en gente que aún cree que es su verdadero Origen.

leer más
La Leyenda de “El ratón”

La Leyenda de “El ratón”

Como en toda ciudad que se precie, y en una con más de 2000 años como es Córdoba, existen multitud de leyendas.  En este caso te contaremos sobre Rafael Sánchez Jiménez apodado “El ratón” y su resurrección de entre los muertos.

leer más

0 comentarios